Tuesday, 22 November 2011

La lingüística para las Ciencias Sociales



Estimada compañera, en relación con tu pregunta....:
“Si comprendo bien para el antropólogo Lévi Strauss la historia sólo debe organizar sus datos en relación a las expresiones conscientes de la vida social mientras que la etnología se ocuparía de las representaciones inconscientes de esta vida social. Hasta ahí voy bien, la historia se ocuparía de los hechos presentes en la conciencia de cada individuo (incluido el historiador), mientras que la etnología se ocuparía de aquellos condicionamientos inconscientes de la vida social.
Ahora, Boas y Sapir consideran a la lingüística como la reina de las ciencias sociales, ya que hay dos modelos inconscientes que determinan la vida social, no llego a comprender cuáles serían esos dos modelos? Entiendo que estos modelos son determinados por diversos fenómenos sociales, entre ellos los fenómenos del lenguaje que conservan las huellas, menos deformadas por la conciencia de los hombres, y por lo tanto una vía real para la antropología.
Entonces mi pregunta sería ¿cuáles serían los dos modelos de los que hablan Boas y Sapir?”

Paso a hacer una reflexión abierta aprovechando tu consulta. De este modo quizá pueda ayudarte y ayudarme a contestar tu dudas.

Pienso que yendo al fondo del asunto, debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Qué puede aportar la lingüística al estudio antropológico? Según Levi-Strauss, la antropología toma de la historia los acontecimientos explícitamente expresados en los documentos y registros lingüísticos, porque tales registros son pruebas de lo que se dijo en cualquier tiempo donde fueron explicitados. Digamos que son los registros que quisieron deliberadamente conservar las instituciones o depositarios del legado cultural.

La Etnología, según Levi-Strauss, debe buscar en los registros inconscientes. ¿Cuáles son los registros inconscientes?. Los registros inconscientes no pueden ser otros que aquellos que se refieren a lo que quiso decir las mentes que así lo fijaron en una expresión, palabra, raíz o lexema, tono, contexto o cualquier otro matiz del registro lingüístico.

Por tanto, ya tenemos los registros conscientes, es decir, lo que se dijo. Y los registros inconscientes, lo que se quiso decir. Nos falta ese segundo registro inconsciente. Yo creo que se refiere a los registros del cómo se dijo. Esto recuerda a la distinción de Marvin Harris, entre los valores etic y emic. Es decir, la distinción entre lo que dijo y a través de qué expresión lo dijo. Pero no es exactamente lo mismo.

Aquí estamos distinguiendo entre: Lo que se dijo (lo histórico), lo que se expresó (expresión lingüística) y lo que se quiso decir y estaba contenido, implícito en lo expresado.
Por ejemplo. Existe en castellano la expresión "Se armó la de Dios es Cristo". Esta expresión tiene un registro histórico en el Concilio de Nicea, siglo V d.c., dio lugar a una lucha encarnizada durante siglos entre facciones religiosas cristianas. El dilema de si Dios es Cristro o si Cristo era un hombre.

Con el tiempo, el lenguaje lo encripta, transformándolo en la expresión homónima de "Se armó un follón..", expresa confusión y bronca. Entre su forma consciente (histórica) y su forma expresada; el uso que hacemos de ella, está la expresión misma, como soporte inconsciente, ya que no sabemos por qué usamos esta expresión. Es, en realidad, una cápsula lingüística del tiempo. Teniendo la cautela de que la distinción que aquí se hace entre consciente e inconsciente está relacionada con la lingüística que dice o expresa un hecho, de la lingüística que expresa un hecho inconsciente para el hablante, es decir, la forma específica de cómo la expresamos y el referente último de lo que se quiere expresar.
En fin, pongo sobre la mesa esta reflexión por si hay más claridad al respecto y aprender en el debate.
Gracias de nuevo.


No comments:

Post a Comment

Gracias por sus críticas y sugerencias.