Thursday, 24 November 2011

La lógica del capitalismo según Weber I



Max Weber en sus escritos dice:

"La experiencia tiende a demostrar universalmente que el tipo de Organización administrativa puramente burocrático, es decir, la variedad monocrática de burocracia es, desde un punto de vista técnico, capaz de lograr el grado más alto de eficiencia, y en este sentido es el medio formal más racional que se conoce para lograr un control efectivo sobre los seres humanos. Es superior a cualquiera otra forma en cuanto a precisión, estabilidad, disciplina y operabilidad. Por tanto, hace posible un alto grado en el cálculo de resultados para los dirigentes de la Organización y para quienes tienen relación con ella. Finalmente, es superior tanto en eficiencia como en el alcance de sus operaciones, y es formalmente capaz de realizar cualquier tipo de tareas administrativas".

Me resulta llamativo que el autor Franck Varenne afirme lo siguiente:

“Para terminar nuestra evocación del método de Weber, diremos que uno de los aportes importantes de sus análisis históricos y sociológicos fue el cuestionamiento de las evidencias acerca de la racionalización creciente de la sociedad occidental. En efecto, a primera vista es sorprendente que una sociedad que se dice racional no se haya vuelto más comprensible ni más previsible que otras a los ojos de sus propios miembros. Weber admite que el sentido de la historia occidental fue el de una racionalización creciente, sobre todo a través del desarrollo de las «instituciones sociales», tipos de actividad social fundadas en reglamentos explícitos. Sin embargo, por esta causa Weber muestra que el individuo occidental ya no comprende siempre o ni siquiera tiene los medios cognitivos para comprender los motivos originalmente racionales de esas instituciones”.



Así que me veo en la necesidad de aclarar a qué se está refiriendo exactamente.

Pienso que Weber no sólo sostiene que el fundamento de la racionalización progresiva de la sociedad va de la mano de una creciente burocratización sino que es su “ariete” más emblemático. Además, sostiene que tal racionalidad explica el sentido objetivo de la complejidad social. Entonces dónde está el problema.



Nuestro autor nos dice que en una lógica donde la racionalidad nos permitiría prever su propia evolución, ya que no está sometida a la arbitrariedad de las ideologías y las conciencias sino a la aplicación racional de métodos y procedimientos, demuestra, paradójicamente que los ciudadanos han olvidado o no comprende siempre los motivos originariamente racionales de estas instituciones.


Del mismo modo que el protestante espera su ganancia por una intuición religiosa y no por una manipulación metódica de sus activos. O sea, ha olvidado el origen racional del uso de la contabilidad o técnicas comerciales para atribuir causalidad a la predestinación calvinista.
Esa suplantación de la racionalidad por la lógica de la religión permite afirmar que la causalidad religiosa dota de la fórmula en la que encajar la racionalidad, la intuición y el destino. Es decir, lo que debe ocurrir, lo que es lógico que ocurra y lo que presiento que ocurrirá.

Ello coincidiría con la idiosincrasia del capitalismo pues éste se manifiesta a través de la lógica que otorga racionalidad el resultado de los actos que son premiados con el éxito. O lo que es lo mismo, aquello que decido, si produce beneficios entonces es racional.

En términos metodológicos diríamos pues que el tipo ideal es el esquema o el mapa de aproximación a un objetivo, mapa dotado de una lógica que se justifica a sí mismo. Y así el procedimiento pasa a sustituir el fin.

Así pues, la explicación de una hipótesis procede de dar con el tipo ideal cuya lógica permite justificar el sentido y la pertinencia de la misma. No hay que buscar fuera del fenómeno observable dicha lógica, no hay que acudir a la conciencia, ni a los principios. Si a los ojos del investigador le salta, de forma significativa, la percepción del fenómeno entonces sólo tenemos que conocer cuánto de cerca o de lejos estamos del prototipo ideal.

De ese modo huiríamos tanto de la intropatía, es decir de buscar dentro de nosotros dicha lógica, como de los principios o prejuicios o convenciones sociales.

Espero vuestras sugerencias y réplicas.


Gracias

No comments:

Post a Comment

Gracias por sus críticas y sugerencias.