Sunday, 19 January 2014

MIRANDO A LA IZQUIERDA.....



    Cuando vemos un partido de fútbol o tenis solemos disponer de un escenario desde el que miramos a la izquierda y a la derecha. Se pasan la pelota siguiendo un objetivo, vencer al contrincante y quedar como campeón indiscutible. En el fútbol se sigue una estrategia de equipos, con un cierto grado de división del trabajo. El éxito de unos pocos es el éxito del conjunto. El liderazgo de unos pocos es aceptado como un rol inevitable.
En el caso del tenis, el jugador o jugadores en cada lado del campo, siguen una estrategia de objetivos, estos objetivos están basados en la regularidad, la pericia y el acierto. Su victoria, también por puntos, no se produce sólo por marcar más puntos que el otro en un tiempo determinado, sino por la distancia o ventaja mantenida a lo largo de una serie de envites.
Cuando los expertos en deporte, yo no lo soy, hablan de quien ha ganado saben que no sirve decir solamente hemos sido los mejores, también cuenta que el contrincante no haya sabido jugar óptimamente.
Uso este razonamiento deportivo para plantear el dilema político que vivimos.
Cuando miramos a la derecha, vemos un equipo ganador, con pésimos jugadores, con estrategias erráticas, con luchas internas y zancadillas.
Cuando miramos a la izquierda, vemos un equipo sin ideas, sin un objetivo de futuro, sin afán ganador. Un equipo que solo pretende vivir de los éxitos del pasado y con una plantilla que nos ha llevado a una situación de inmovilismo social y político.
Mientras, en las gradas, el público vocifera y se calienta más y más.
Puesto que el partido consiste en aplastar los derechos civiles, laborales y sociales, podremos decir que juegan en el campo de la mayoría y, por tanto, juegan en casa.
La afición se cabrea con su equipo, el equipo no sale del ve al va. Los contrincantes de la derecha marcan goles por doquier.
Los comentaristas analizan el partido y se asombran del juego patético de los que van ganando y dicen eso de que "nuestro gran equipo aparecerá en cualquier momento...."
Nadie valora que ganan por el desastroso comportamiento del equipo de casa.
Si miramos a la izquierda, vemos donde nos llevan ventaja. No tienen que jugar mejor, basta con que la izquierda lo haga peor.


No comments:

Post a Comment

Gracias por sus críticas y sugerencias.