Saturday, 30 July 2016

DICTADURA, FORMA O FONDO DE LA DEMOCRACIA


Para los politólogos, en general, para la gran mayoría de politólogos, la Dictadura es una forma de ejercer el poder. En coherencia con el concepto de forma, se trata de los aspectos visibles de practicar el poder. Sin embargo, se suele añadir a esta concepción de la forma del poder elementos estructurales para explicar la fundamentación de dicho punto de vista. Se fijan, principalmente, en la función que cumplen los distintos estamentos del poder. El ejercicio de la justicia, el control sobre los medios de comunicación, la discrecionalidad y arbitrariedad de la actuación de las fuerzas represivas y administrativas (policía, funcionarios del Estado, etc..) De entre las cuales también podemos incluir a maestros, profesores universitarios, gestores y asesores técnicos y otros.

En todo aquello que estructuralmente apoya, justifica o avala el ejercicio del poder desde una sola instancia o institución, normalmente el poder desde la figura del poder ejecutivo.
Este concepto de la forma de ejercer el poder, en realidad, no se sujeta por la lógica de las cosas materiales, sino por la lógica de la funcionalidad. 
Las instituciones que apoyan al régimen dictatorial, no son tan tangibles como ellas creen de sí mismas. 
Este asunto, planteado por Foucault y Bourdieu, proyecta sobre las estructuras materiales de dichas instituciones su naturaleza esencial, material.
Pero las instituciones, se vean como muros y barrotes o como lenguaje o escuelas, no son más que el correo que transmite la noticia, el vehículo que pone en manos de los receptores los significantes que tienen significado para dichos receptores, no en virtud del mensaje, sino en virtud de la relación que tienen ellos mismos con la realidad. 
Así pues, el fondo, entendido así, es decir, como la relación tangible de los receptores con el mundo real, el mundo con el que actuamos e ínter actuamos para dar continuidad a nuestro ser material con necesidades reales y tangibles. Léase, trabajar, comprar, pagar facturas, multas, educación, salud, descanso, etc...
 Una vez toma contacto con las instituciones que están autorizadas para dar golpes, encarcelamientos, des acreditaciones, insultos, sentencias,  manipulaciones, trabas administrativas, etc.., en definitiva, las que tienen el monopolio de la violencia, reaccionarán de diferentes formas según sea esa relación fundamental, existencial y vivencial con el mundo. 
Cuando una persona tiene un margen estrecho de dinero para pagar sus gastos y la de los suyos, o depende del trabajo de un hijo en paro, cuando no tiene la oportunidad de, ni tan siquiera ganar algo de dinero para organizar su vida, se puede decir que tiene una relación fundamentalmente problemática con el mundo y vivencialmente o existencialmente angustiosa.
De ahí que la teoría de la lucha de clases tenga sentido. Porque explica que para unas clases, obedecer no significa una alteración significativa de dicha relación fundamental y para otros, si supone una alteración significativa de la misma.
La relación de las personas que tienen una relación de sometimiento o sufren la dominación de unas  condiciones de producción (no se valora su capacidad de producir, no encuentran trabajo) y por extensión de consumo (no pueden comprar o alquilar con seguridad una vivienda ni tener pareja o hijos que mantener en esas condiciones), por tanto de existencia, no son igualmente dóciles.  No en virtud de su paciencia con el funcionario que le envía una multa, o le amenaza con una porra, sino en virtud del estado de precariedad y riesgo que introduce dicha multa o desalojo en su escaso margen de maniobra de supervivencia. Introduzca el lector aquí, enfermedades, residencia, escuela, etc..
Este punto de vista tiene consecuencias para explicar lo que iniciamos sobre la Dictadura.
Para unas clases, especialmente para las que no sienten que les afecta significativamente su relación con el mundo (entorno social, cultural, económico, etc..) la Dictadura es una forma abominable, y prefiere la Democracia como forma siempre que no cambie el fondo es decir, el orden que el modo de producción capitalista, el modo que se caracteriza por la propiedad de los medios de producción y la expropiación del trabajo a la formación de la riqueza. Pero para las clases que si se ven gravemente afectadas es la realidad tangible, viven una Dictadura real y ven a la Democracia una ficción que no va con ellos, que carece de valor real.
Cuando hablamos del cambio del sistema de partidos como la  cuestión esencial a tener en cuenta a la hora de plantar cara en la lucha política, se puede apreciar el espejismo que esconde la defensa de la Democracia, porque para la mayoría social, la mayoría que depende de un salario para la obtención de sus recursos de subsistencia (inclúyase el descanso, la educación, la salud, etc..) esa cuestión de la pulcritud de la Democracia no la ven con claridad. En realidad si ven como se ejerce sobre ellos la arbitrariedad de una Dictadura y aunque no sepan como llamarlo, cada vez que les suben la luz o la gasolina, el IVA o las condiciones de los préstamos o no encuentran trabajo o cuando lo que encuentran es un trabajo esclavo regalando horas por nada,  tienen una percepción tangible del poder arbitrario del Estado de su relación social como dependientes de los dueños del capital, aunque hayan trabajado toda su vida, sus padres y abuelos, para crear dicho capital.
Por tanto, creo que se puede afirmar que la teoría de la lucha de clases bajo el punto de vista del marxismo, explica mejor que cualquier otra teoría social, que...
La Democracia de las clases dominantes es forma de gobierno lo que a las clases dominadas es, en el fondo una Dictadura. Y lo que a las clases dominadas es Democracia en el fondo  se ve como una forma de Dictadura en las clases dominantes.
El principal problema de los partidos comunistas cuando no usan el marxismo para analizar la realidad social, es precisamente confundir la forma de ejercer el poder con el fondo, igual que hace la ideología de las clases dominantes. Terminan por confundir el mensajero con el mensaje. El significante con el significado. La revolución con la Dictadura política y la Democracia económica con la Democracia política. Resultando así un perfecto socialdemócrata liberal.

No comments:

Post a Comment

Gracias por sus críticas y sugerencias.